Etapa 8: La ejecución del proyecto

El proyecto puede durar entre tres meses y dos años según sus características. Básicamente hay tres tipos de proyectos:

Proyecto de viviendas y bajos comerciales sin construir:

Generalmente participamos con los arquitectos e ingenieros del edificio desde los primeros pasos del proyecto para una óptima ubicación de las zonas logísticas, salas de máquinas, ascensores del aparcamiento, accesos para vehículos y adecuación de la estructura del edificio a los requerimientos de un aparcamiento comercial.

En este tipo de proyecto se intenta solapar el calendario general del edificio con el del establecimiento comercial para de este modo acortar el período de realización. En función de la complejidad puede durar alrededor de dos años.

Proyecto de edificio singular:

En este tipo de proyectos los interlocutores son, aparte de la propiedad, las administraciones local y autonómica. Tanto si se trata de una edificación nueva como de una adaptación de una edificación existente, será necesario consensuar con la administración los aspectos referentes a la circulación de vehículos, adecuación de parámetros de edificabilidad, y la distribución de la superficie comercial. Este tipo de proyectos son más rápidos que los anteriores i su ejecución puede durar entre seis y doce meses.

Bajos comerciales existentes:

Es el caso habitual. Son proyectos más o menos rápidos que requieren una detallada planificación para evitar conflictos entre proveedores y posibles retrasos. Su ejecución puede durar entre tres i seis meses.

Habitualmente elaboramos un presupuesto detallado de todo el proyecto, negociando cada partida con un mínimo de dos industriales. A continuación podemos ver un ejemplo de presupuesto:

En cada proyecto puede ser conveniente una estrategia diferente en función de los técnicos e industriales de que disponemos en la zona, sean colaboradores habituales del cliente o profesionales que operan o no en la zona de la implantación.

El equipo básico de profesionales es reducido pero cubre un 80% del presupuesto. Normalmente consta de: el director de proyecto, el constructor, el instalador de climatización, el de electricidad i lampistería, el de frio industrial, el de falsos techos y cartón yeso, el de mobiliario i carpintería, i los técnicos correspondientes en cada fase del proyecto.

En la primera reunión del equipo básico de obra, y una vez aceptados todos los presupuestos, consensuamos un plan que todos los industriales aceptan, una vez corregidos posibles desajustes o incompatibilidades. Así evitamos muchos problemas que podrían surgir posteriormente i se consigue la implicación y comunicación entre todos los industriales.

A partir de este consenso del plan de obra realizamos una reunión semanal con el equipo básico hasta la finalización de la obra.

Finalmente se solicitan y recepcionan las visitas de inspección correspondientes para la puesta en marcha del establecimiento.